REVISTA DE POR ACÁ

Con el objetivo de mostrar la cultura regional en todos sus aspectos, apareció en su segunda época en 2007, en formato electrónico.

Consúltala en línea aquí.

También la puedes descargar, en formato pdf: volumen 1 y volumen 2.





sábado, 10 de enero de 2009

Baja California, si se separará... pero falta




Por Elizabeth Vargas

Cada sismo que se presenta en la región provoca que la península de Baja California continúe separándose del resto del continente, sumando hasta seis centímetros por año.

El hecho de que haya actividad sísmica todos los años nos indica que se está separando, y moviendo hacia el noroeste, señaló Luis Mendoza Garcilazo, investigador del Centro de Investigación Científica y de Educación Superior de Ensenada (CICESE).

"Estrictamente hablando, cada que ocurre un sismo quiere decir que la separación de la península de Baja California está en proceso de ajuste y movimiento. Los terremotos son evidencia de que las placas se están moviendo, pero tendrán que pasar millones de años para que el proceso de separación sea apreciable", aseguró el investigador.

Hace 6 millones de años la península de Baja California estaba adherida al macizo continental, lo que hoy es La Paz estaría unido alrededor de Puerto Vallarta, y a partir de ese tiempo se ha venido desprendiendo primero la parte sur, luego el centro. La separación de la parte más hacia el norte todavía no ocurre, se cree que este proceso todavía no se ve o que es incipiente. Geográficamente la península de Baja California y región de Los Ángeles hasta San Francisco pertenece a Norteamérica, pero geológicamente pertenece a la placa del Pacifico, que tiende a desprender todos estos bloques, eventualmente la península será una isla, pero deberán pasar millones de años.

"El desplazamiento anual de 6 cm por año que se presenta en la península de Baja California es más o menos la velocidad con que crecen las uñas de las manos; pero el movimiento que se está presentando en la península es imperceptible. Es hasta que tomas en cuenta varias generaciones de humanos que podrá ser visible al ojo. Por ejemplo, si se habla de 6 cm al año, serán 60 cm en 10 años, 6 m en 100 años y 600 m en mil años. Son procesos extremadamente lentos y para que la península se desprenda totalmente ocupará millones de años", explicó Juan Contreras, también investigador del CICESE.

Lo que ocurre actualmente es una oportunidad para ver en vivo uno de estos procesos, el mismo que sucedió hace 70 millones de años en América del Norte y África, continuó. "El golfo de California es muy interesante científicamente y numerosos investigadores en los últimos 10 años han hecho estudios de geofísica, geología, incluso los próximos años continuará siendo un área de intenso estudio en parte porque regiones como ésta donde verás el desprendimiento, que actualmente sólo ocurre en otras dos regiones en el mundo", dijo el investigador.


Construcciones adecuadas, ciudades seguras

Luis Humberto Mendoza recordó que la península de Baja California es una región sísmica y sus habitantes deben entender que la pregunta no es si va a temblar, la pregunta es cuándo y de qué magnitud será el temblor; y aceptar la responsabilidad de tener construcciones adecuadas para estos fenómenos y estar informados.

"Nuestro papel como científicos ante el problema que representa este fenómeno natural es conocerlo y saber por qué se da. No podemos evitar el fenómeno, de ahí la importancia de tener construcciones seguras. Como científicos tenemos la responsabilidad de informar y aportar datos para que las edificaciones sean más seguras, y haya reglamentos adecuados", recordó el investigador, quien actualmente participa en trabajos de zonificación en Tijuana y Mexicali, que servirán para mejorar los reglamentos de los municipios.


Obtenido el 10 de enero de 2009 de: http://www.ensenada.net/noticias/?id=13949